El ataque a la ayuda exterior: crisis de Oxfam

 

 image23

Tras la marea producida por las noticias de abusos cometidos  por parte de cooperantes de Oxfam en Haití,  y para leerlo con la calma que trae siempre el tiempo transcurrido,  os traemos  un resumen del artículo "The attack on overseas aid: Oxfam crisis”, firmado el 21 de febrero por Paul Vallely,  periodista y escritor de temas de religión, ética y desarrollo, que ha sido asesor de varias agencias de ayuda del Reino Unido, incluidos Traidcraft, Cafod y Christian Aid.

Un cuarto de millón de personas pobres pagaron el precio pocos días después de que The Times publicara su informe sobre abusos sexuales de algunos cooperantes de Oxfam en un Haití devastado por desastres en 2011. Oxfam, socio de la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo, rápidamente anunció que suspendería los fondos para un proyecto conjunto que beneficia a 250,000 personas en Irak, la República Centroafricana y la República Democrática del Congo. Pocos días después, el gobierno británico insistió en que Oxfam debía dejar de optar al dinero de los contribuyentes hasta que los ministros estuvieran "satisfechos" de que la organización "puede cumplir con los altos estándares que esperamos".

Pero muchos políticos de derecha van más allá y cuestionan el futuro del presupuesto de ayuda, que durante mucho tiempo han atacado como demasiado generoso en un momento de austeridad. El debate subsiguiente se ha caracterizado por la ignorancia, el pensamiento confuso, las falsedades y la hipocresía.

Hace siete años, un denunciante informó a la oficina central de Oxfam sobre hechos de intimidación, pornografía y explotación sexual en su oficina en Haití. Los investigadores volaron desde Oxford y despidieron a cuatro empleados por mala conducta grave y les dijeron a otros tres que dimitieran. Informó de todo esto al Departamento para el Desarrollo Internacional del gobierno del Reino Unido. Incluso emitió un comunicado de prensa sobre los despidos que llevó a cabo, aunque solo habló de la mala conducta, omitiendo los detalles sexuales. Luego nombró a un jefe de salvaguarda y creó una línea directa de denuncia de irregularidades.

image24

Lo que Oxfam no hizo fue reportar a los delincuentes a la policía, ya sea en Haití, donde la prostitución es ilegal, o en los siete países de donde provenían los trabajadores humanitarios (ninguno era británico) No informó a otras agencias de ayuda sobre la identidad de los delincuentes. Cuando la historia de The Times estalló, su equipo directivo no fue transparente en su respuesta. En lugar de disculparse de inmediato, la respuesta de Oxfam pareció reacia y torpe. Oxfam cometió serios errores. Sus compañeros en otras agencias de ayuda lo aceptan.

Sin embargo, también están convencidos de que el momento y la ferocidad de la crítica a la organización es una estrategia deliberada, y es parte de un ataque más amplio a la ayuda exterior. Figuras destacadas en el mundo de la ayuda dicen que Oxfam está siendo atacada debido a su campaña política. "La derecha odia a Oxfam porque es una voz para los sin voz", dijo un jefe de la agencia. "No solo ayuda a la gente pobre; pregunta por qué son pobres".

En los últimos tiempos, Oxfam ha criticado los contratos basura y los paraísos fiscales, y ha preguntado por qué la mayor parte de la nueva riqueza del mundo sólo beneficia al uno por ciento más rico de la población. "Oxfam es un objetivo porque habla y desafía las políticas gubernamentales".

Esa primera historia del Times llegó justo cuando el nuevo favorito de la derecha conservadora, el prominente parlamentario católico Jacob Rees-Mogg, presentó una especie de cruzada para "detener la locura de la ayuda extranjera", lo que va en contra de la enseñanza social católica. El Papa Francisco ha predicado que "la responsabilidad por los pobres y los marginados debe ser un elemento esencial de cualquier decisión política".

image25

La derecha conservadora quiere, bajo el pretexto de la austeridad, recortar el presupuesto de ayuda y el compromiso consagrado en la ley para dar el 0,7% de nuestro ingreso nacional para ayudar a las personas más pobres del mundo.

La ayuda británica ha contribuido a erradicar la viruela, la casi erradicación de la poliomielitis y reducir a la mitad las muertes por malaria, y ha salvado la vida de 5 millones de niños cada año que de otro modo habrían muerto de enfermedades diarreicas.

Hay mucha confusión sobre lo que debe ser la ayuda. El debate actual no tiene en cuenta las diferencias entre la ayuda humanitaria de emergencia y el desarrollo. En el trabajo de desarrollo, el sector de ayuda está priorizando la formación de las capacidades locales, de manera que la gente local siga con el trabajo una vez que lo hayan hecho los expatriados. El trabajo de emergencia también está adoptando ese enfoque, pero más lentamente.

El problema de los abusos sexuales ha sido la chispa que ha provocado el incendio. La secretaria de estado para el desarrollo internacional, Penny Mordaunt, dice que suspenderá los nuevos fondos para Oxfam hasta que demuestre que es capaz de exhibir un "liderazgo moral". Pero, ¿cómo puede exigir comportamiento moral un gobierno que suministra bombas fabricadas en Inglaterra que caen sobre los pobres de Yemen, a los que ayuda Oxfam? Su predecesor Priti Patel fue despedido humillantemente en noviembre después de tratar de negociar un acuerdo secreto para pasar el dinero de la ayuda británica al ejército israelí.

¿Por qué los fallos de la ayuda llevan a recortar la ayuda en lugar de a mejorarla? Los fallos en la salud o la educación no llevan a cerrar hospitales ni escuelas. El acoso sexual en el Parlamento o en el ejército no lleva a nadie a sugerir el abandono de esas instituciones.

El año pasado, Oxfam brindó apoyo de emergencia a 8.6 millones de personas afectadas por conflictos y desastres naturales. Sin duda eso merece ser preservado.

image26

image27

Fotos Oxfam Intermon: https://www.oxfamintermon.org/

Acción Verapaz C/Juan de Urbieta, 51 - 1º, 28007 MADRID
Teléfono: 91 024 71 66 / Fax: 91 783 94 97